El Blog de Mané

El Cielo tiene dos caras.

            No sé si uno se hace mayor o simplemente hay situaciones en el deporte que no comprendo y necesito aclimatarme o actualizarme lo antes posible.

Llevamos años y años inculcando a los pequeños Gasoles y Amayas Valdemoros, que tenemos en nuestras filas, sobre todo el buen rollo y el respeto, pero que no falte ese grado de competitividad que esta bonita y “puta vida” nos requiere y justifica para ser algo o alguien en este mundo.

Viva la competición, la estrategia, la buenas artes y la picaresca en el deporte, dentro de unos límites y del raciocinio deportivo, pero ya está bien de una puñetera vez de malas artes, malas sensaciones y abusos de aquellos que solo buscan la gloria y el trofeo, caiga quien caiga.

Como dijo un compañero de este bien amado deporte, como es el baloncesto, fuera los cierra actas por cojones, si no, no eres nadie. A veces se cierra un acta de un partido, porque los niveles de los dos equipos son muy dispares, pero otras veces, observamos la cara de algún entrenador de pacotilla mandando presión contra jugadores que no saben botar e insisten en su afán recaudatorio de canastas con el simple afán de cerrar un acta en el 2º cuarto con el beneplácito del personal que está en las gradas.

En contra de los tripletes que hacen muchos jugadores, que es verdad que son buenísimos y ya los quisiera yo en mi club, jugando en un Infantil B, en un Infantil A y en un cadete. Supongo que esto será bueno para el club, por el tema de trofeítos conseguidos, aunque es importante preguntarnos alguna vez si el cuerpo de ese niño aguantará tanto trasiego y sobre todo ¿os preguntáis alguna vez u os fijáis en la cara del resto de jugadores que desempeñan el papel de sacadores de banda o los que colocamos en las esquinas para que no estorben?

En contra de la obligatoriedad de poner un equipo de 9 niñas/os que están empezando en este deporte a jugar en nivel A y dándose la peculiaridad que hay equipos que se tienen que dejar perder o llevar jugadores de menos para huir de su clasificación en A y así quedarse en nivel B.

En contra de entrenadores trepas, que se cargan equipos, llevándose a los buenos jugadores de otro club cualquiera, con promesas y malas artes, por el simple hecho de crecer y de llevar su reputación a no sé dónde. Trabaja “pichita” y demuestra lo que vales, con lo que tienes.

Soy Mané Ureba, entrenador en Mergablo- Conil y en mi mundo no entran los trepas, las malas artes y pisoteos. Amo el Baloncesto al igual que decenas de entrenadores que estamos en nuestra liga de Cádiz y espero no caer nunca en estas peripecias del deporte, pero si algún día caemos o caigo en algunas de estos devaneos, ya sea por nuestro ego o afán recaudatorio, ahí tenéis mi oreja, para darle un jaloncillo.

 

Mané Ureba.

Uno más del Ba-lon-ces-to.

KIOSCO

50853 4TIRO ADICIONAL 101

 

Practiquemos deporte

El objetivo principal del deporte, del baloncesto y de estas competiciones, es la mejora en la formación y educación de nuestros/as jugadores/as, así como la diversión practicando deporte.

 

C.D. MERGABLO

Arriba